Análisis de Entorno y Evaluación de Riesgo en el contexto político, social, económico de Latinoamérica.

@APIntegra

viernes, 22 de noviembre de 2013

El negocio de los raspacupos: quién gana y quien pierde más?

noviembre 21, 2013 | 4:26 pm
ECONOMÍA |

La consultora Aura Marina Palermo (@APIntegra) se pregunta quién gana y quien pierde más


El tema de moda en Venezuela el CADIVISMO, una de sus modalidades es raspar cupos en cada esquina todo el mundo planifica su viajecito con el cupito cadivi muchos para un rebusque porque la cosa ta dura, otros pa sus ahorritos y de paso con un paseíto estos son los que menos danos le causan al esquema pero si los que se ven altamente afectado con los tediosos controles y medidas que pudiese tomar el Ejecutivo para sancionar el delito.

Pero hay otra cara de la moneda que puede escapar de la vista del ciudadano de a pie y son las redes de mafias organizadas que existen detrás del del “Negocio” de raspar cupos.

Este problema tiene su origen por allá por el 2007 cuando se dio el BOOM de los Raspacupos en Panamá, para esa fecha existía un control de cambio parcial, el acceso a las divisas no estaba monopolizado por el Estado, en otras palabras además de cadivi los venezolanos podían ir a las casas de bolsas a comprar divisas libremente, pero el diferencial de la tasa de cambio controlada y la libre llego un momento q comprar cupos era un mecanismo para acceder a divisas baratas muchos visionarios se percataron del negoción de RASPAR CUPOS.

Los Capos de las Mafias RaspaCupos tienen una estructura compleja donde viajan semanalmente grupos de 15 personas aproximadamente -saquen números globales- tienen sus propios puntos en los países destinos y ellos están protegidos ante los controles q pueda establecer CADIVI solo a través de trabajos de inteligencia y reportes de operaciones inusuales ante la UNIF -Unidad Nacional de Inteligencia Financiera y trabajos de contrainteligencia es que CADIVI podría llegar a la verdadera estafa al estado realizada por delincuencia organizada de cuello blanco.

En el 2013 volvió el Boom todos viajan a Peru a raspar a “polvos azules”, es el sitio más famoso pero también el más peligroso, y luego van a los cambistas para convertir soles por dólares omitiendo el riesgo que implica este cambio callejero ya que Lima es el primer productor de dólares falsos del mundo, superando a Colombia.

El caso de Lima se ha vuelto el más famoso -debe ser por el descaro de los venezolanos en este país- en búsqueda de obtener divisas a tasa oficial y cuando les hablo de descaro es el DESCARO al punto que despertó el interés de la prensa local.

Pero Lima, Panamá, Ecuador, hasta Europa… cualquier país que no exista control de cambio es destino predilecto de los Venezolanos para obtener dólares baratos

Captahuellas: ¿Solución al Problema?

Las captahuellas no solucionan ya que solo atacan una modalidad de esta forma de hacer negocios: la de llevar Tarjetas sin Viajar. Las grandes mafias hacen las cosas de otra forma. Llevan grupos de gente a los países destinos así todo queda “lícito”, además aun con los altos costos de los boletos aéreos es negocio, así que los que llevan maletines llenos de Tarjetas se verá obligados disminuir un poco más sus ganancias y poner a la gente a viajar.

Aquellos que vendieron sus cupos sin viajar a expensas de falsas promesas de que no les pasaría nada porque les darían sus soportes omitieron un detalle jugando con la ignorancia y la necesidad de muchos: y el movimiento migratorio la salida y entrada al país, ¿cómo la justifican?

¿Quién realmente Gana: el que vende o el que compra los cupos?

Quien vende será el que pierde y con creces, ya que no solo los suspenderán de cadivi. Muchos pensaran “pa’ lo q me afecta si yo nunca había viajado ni lo haré porque no tengo dinero”- aquellos que piensan así les digo que también tendrán que devolver los dólares que vendieron a cambio de algunos bolívares.

Los otros que perdemos somos todos los venezolanos que hacemos uso licito de nuestro cupito que no es que sea mucho pero es el único mecanismo licito para adquirir divisas que tenemos para los viajes.

El Guiso cambiario es el nuevo Pabellón Venezolano en tiempos de Control de Cambio

Esta problemática de las mafias no es exclusiva de los cupos de viajeros, ya que sus tentáculos han abarcado las remesas familiares, estudiantes y casos especiales -salud, deportes etc- y ni hablar de las personas Jurídicas la sobrefacturación e importaciones ficticias -Sucre, Aladi, Rubros de la lista 1 de los Ministerios – no crean que los mecanismos alternos se salva son aun más tentadores para estas mafias como lo es el caso del Sitme y Sicad.

Quienes realmente necesitas sus divisas para usos lícitos bien sea personas naturales o empresarios productivos son los que realmente pierden gracias a los guisos cambiarios.

La problemática de los guisos y de las mafias cambiarias han existido en Venezuela en todos los controles de cambio OTAC, RECADI y CADIVI, tampoco es un problema exclusivo de los gobiernos de turnos y sus funcionarios públicos, ya que en todos los controles muchos opositores a los gobiernos de turno se han favorecido mientras otros han salido perjudicados hasta el punto que los han llevado a baja la santa María.

Aura Marina Palermo,
Analista de Entorno
Twitter: @APIntegra

Cadivi enfila baterías contra importaciones con dólar negro

Escrito por Margaret López 
Jueves, 21 de Noviembre de 2013 00:00


La declaración obligatoria del origen de las divisas, la supervisión de las mercancías en la aduana y la reducción del lapso a 10 días para obtener el certificado de verificación fueron las últimas reformas promovidas por la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi). Los cambios realizados a través de la Providencia N°121 afectan únicamente a los importadores productivos con solicitudes menores a los 50.000 dólares, pero la nueva norma marca la tendencia de mayores controles que el gobierno nacional impondrá a la totalidad de las importaciones para el próximo año.


Cadivismo recibe otro golpe. Si se revisa la Ley de Ilícitos Cambiarios reformada en el año 2010 se entiende que ninguna empresa tenía la capacidad de traer productos al país con dólares que no fueran comprados directamente al Banco Central de Venezuela (BCV) bien sea a través de Cadivi, el Sitme o el Sicad. Sin embargo esa fue otra de las normas que se violentaron para hacer importaciones con dólares comprados a la tasa del mercado negro o, aún peor, para conseguir “los dólares baratos” del Estado sin hacer la declaración oficial de que los productos venían a la tasa de cambio subsidiada. 

“Hubo empresas que declaraban futuras emisiones del Sicad o futuras emisiones de bonos cuando se les preguntaba por el origen de los fondos, aún cuando eso no estaba permitido” explicó Aura Marina Palermo, la directora de la firma AP Consulting Group dedicada a la asesoría para los importadores. 


Ahora con la nueva Providencia N° 121 de Cadivi queda claro que cualquier empresa que recurra a “los dólares baratos” entregados por el Estado tendrá que señalarlo “expresamente en la Autorización de la Adquisición de Divisas (AAD) y en la Declaración Única de Aduanas (DUA)” porque de lo contrario puede recibir una doble sanción. Primero la suspensión del registro de usuarios de Cadivi y luego la apertura de un proceso administrativo para que demuestre que los dólares no provienen del lavado de dinero del narcotráfico o de cualquier otra actividad delictiva. 


Supervisión reforzada. En la antigua norma para los pequeños importadores ya se establecía la verificación física de la mercancía traída al país. El cambio reside en que la nueva providencia publicada en la Gaceta Oficial N° 40.296 establece que si la empresa retira de la aduana el cargamento sin que Cadivi haya procedido a la fiscalización respectiva entonces se entenderá que la empresa renunció a la autorización de los dólares a tasa de cambio oficial. 

Otro punto de agilización promovida por el gobierno nacional es que se recortó a la mitad el lapso para que Cadivi emita el “Acta de verificación emitida en la aduana”. Ese tiempo pasó de 20 a 10 días para el grupo de pequeños importadores productivos que son aquellas compañías dedicadas a comprar materias primas para la producción nacional con solicitudes menores a los 50.000 dólares. 


“La creación del Centro Nacional de Comercio Exterior supone un control de cambio completamente nuevo. Es importante que las empresas entiendan que casi todas las normas con las que se trabajaba, van a pasar al olvido” apuntó Palermo.