Análisis de Entorno y Evaluación de Riesgo en el contexto político, social, económico de Latinoamérica.

@APIntegra

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Cuando el mercado es el mundo.


08 de Diciembre 2010
Aura Marina Palermo
Analisis de Entorno
@APIntegra

Por internacionalización se entiende todo aquel conjunto de operaciones que facilitan el establecimiento de vínculos más o menos estables entre la empresa y los mercados internacionales, a lo largo de un proceso de creciente implicación y proyección internacional (Welch y Loustarinen, 1988; Root, 1994; Rialp, 1999). Los diferentes enfoque teóricos que intentan explicar el proceso de internacionalización de las empresas se desarrollan bajo diferentes perspectivas:

-Perspectiva económica: Se engloban todas aquellas teorías que describen el proceso de internacionalización desde una perspectiva puramente basada en los costes y en las ventajas económicas de la internacionalización.

-Perspectiva de proceso: Considera la internacionalización de la empresa, como un proceso de compromiso incremental de aprendizaje, basado en la acumulación de conocimientos y en el incremento de recursos comprometidos en los mercados exteriores.


-Teoría de Redes: Desarrollan las nuevas ideas que centran al proceso de internacionalización como un desarrollo lógico de las redes interorganizativas y sociales de las empresas.

- Born Global: Nueva perspectiva emergente, la cual explica el fenómeno en las empresas de reciente creación que siguen un enfoque global desde sus inicios o que se internacionalizan en los dos primeros años de vida.

La ruta seguida por las empresas en este proceso no es igual para todas; cada empresa se caracteriza por problemáticas que presentan características específicas y responden a exigencias particulares. Sin embargo, las empresas tienden a seguir una trayectoria común, que empieza con la decisión de vender sus productos en otro país y llega a la empresa totalmente globalizada (geocéntrica).

En una publicación de Cuadernos Latinoamericanos de Administración de la Universidad de la Salle (2008), titulada “Los procesos de internacionalización de la empresa: causas y estrategias que lo promueven” Javier Francisco Rueda Galvis, explica el proceso de internacionalización se desarrolla en diferentes fases las cuales se pueden generalizar en cuatro etapas o pasos en las que el grado de compromiso de la empresa crecerá conforme se incrementa su conocimiento de los mercados exteriores y su nivel de experiencia internacional. El orden de estas fases o etapas varían de acuerdo a las condiciones e intenciones de mecado de cada empresa.

Primera Fase: Buscar un país de destino en el cual una necesidad del mercado pueda ser satisfecha con un producto que se fabrica y comercializar por parte de la compañía en el entorno local. Esto implica que la demanda del producto debe ser atractiva en términos de nuevos ingresos para la compañía y/o la de fortalecimiento en el mercado. Esta circunstancia puede estar ligada al hecho de que la compañía posee una capacidad instalada superior a la demandada solicitada en el mercado local, y con el ánimo de poder alcanzar mayores niveles de competitividad intenta aplicar modelos de economía de escala buscando nuevos horizontes comerciales. De igual forma, una motivación de internacionalización puede estar asociada al hecho de que en el mercado local la venta de productos se ha estancado o la demanda se ha saturado, por lo cual el producto ya existente puede ser aprovechado mediante su comercialización en otros entornos de similares condiciones de consumo aun no explorados.

Segunda Fase: Se asocia mucho con el proceso de internacionalización, las oportunidades de negocios dadas por alguna condición especial en el mercado foráneo (impuestos, aranceles, incentivos, etc.), pero en el cual los productos fabricados actualmente por la compañía para su mercado local no logran satisfacen las necesidades de los entornos de demanda en el país extranjero. Es aquí cuando la compañía toma la decisión de rediseñar o ajustar alguna línea de sus productos, para poder suplir las exigencias de los nuevos clientes en el exterior. Por lo general, los procesos de abastecimiento de las materias primas y de fabricación de las nuevas líneas de producto siguen siendo realizados de manera local, y se envía al exterior como productos terminados para su distribución y consecuente comercialización.

Tercera Fase: Se puede dar la situación de que la compañía al observar los comportamientos crecientes de la demanda externa y los beneficios que esta le puede representar y generar, tome la decisión de comprar o construir instalaciones propias dentro de las fronteras del país extranjero para desarrollar sus procesos fabriles. Esta decisión puede estar asociada al hecho de que al contar con nuevas instalaciones en el exterior, se logren disminuir sus costos de fabricación tales como pueden ser los costos de la mano de obra necesaria, o también bajo la premisa de poder aprovechar alguna de las ventajas comparativas que ofrece el nuevo entorno extranjero, que puede ser representada en términos de ubicación, materias primas o una mano de obra mas calificada (Porter. 1991).

Cuarta Fase: Otra fase que puede desarrollar una organización dentro de sus procesos de internacionalización, puede ser la asociada al hecho de querer eliminar algunos o todos sus proceso fabriles en el contexto local, para luego ser trasladados (parcial o totalmente) hacia el un nuevo destino extranjero, y allí empezar a fabricar nuevamente sus líneas de productos, abasteciendo tanto el nuevo mercado foráneo como el antiguo mercado local (este último a través de importaciones).

La toma de este tipo de decisiones suele ser común cuando existen beneficios altamente significativos con relación a la disminución de costos y/o gastos en comparación al medio local, lo cual suele estar asociado a la firma de acuerdos comerciales entre naciones, que como en la etapa tres representan ventajas comparativas para la empresa. En algunos casos, una razón adicional para el traslado de instalaciones y procesos, puede estar asociado a las condiciones del país local, que por situaciones económicas o políticas no representan estabilidad ni rentabilidad a las condiciones propuestas por los inversionistas de la compañía.

Diversos estudios han demostrado ya la relación directa entre la internacionalización y el aumento de la rentabilidad de las PYME. La internacionalización proactiva refuerza el crecimiento, aumenta la competitividad y apoya la viabilidad a largo plazo de la empresa.

A pesar de sus ventajas, salir al extranjero es aún un gran paso para la mayor parte de las pequeñas empresas. No cuentan con los recursos ni los contactos que podrían poner a su alcance la existencia de oportunidades de negocio, de posibles socios, prácticas comerciales en mercados extranjeros. Además, la inversión financiera necesaria para lanzarse al terreno internacional puede ser una barrera significativa para muchas PYME. Asimismo, el carácter dinámico de los obstáculos significa que las dificultades irán aumentando a medida que lo haya el grado de internacionalización de la empresa.

Este tipo de esfuerzos suelen ser altamente recompensados especialmente cuando las organizaciones se focalizan primero en la búsqueda de información y conocimientos previos de las necesidades y expectativas de los compradores en los nuevos mercados meta. Benjamín Franklin afirmó: "Invertir en conocimientos produce siempre los mejores intereses", lo cual interpretado desde el campo de lo empresarial se podría traducir al hecho de que son las investigación e inteligencia de mercados, las mejores inversiones que se puede realizar por parte de una compañía, ya que la información es la materia prima de las ideas y de los negocios, y la única herramienta que ayuda a definir claramente cuales metas son alcanzables al momento de diseñar procesos de internacionalización.(Rueda Galvis).





lunes, 6 de diciembre de 2010

Las razones del comercio internacional y la globalizacion


06 de Diciembre 2010
Aura Marina Palermo
Analisis de Entorno
@APIntegra

Aunque el comercio internacional siempre ha sido importante, a partir del siglo XVI empezó a adquirir mayor relevancia con la creación de los imperios coloniales Europeos, el comercio se convierte en un instrumento de política imperialista. La riqueza de un país se media en función a la cantidad de metales preciosos que tuviera, sobre todo oro y plata. El objetivo de un imperio era conseguir cuanta más riqueza mejor al menor coste posible. Esta concepción del papel del comercio internacional, conocida como mercantilismo, predomino durante los siglos XVI y XVII.

El comercio internacional empezó a mostrar las características actuales con la aparición de los estados nacionales durante los siglos XVII y XVIII. Los dirigentes descubrieron que al promocionar el comercio exterior podrían aumentar la riqueza y, por lo tanto, el poder de su país. Durante este periodo aparecieron nuevas teorías económicas relacionadas con el comercio internacional.

En la actualidad existen diversos grados de apertura de un país al comercio exterior, (Intercambio de bienes, servicios entre países), sin embargo, la importancia que tienen las relaciones internacionales en el campo comercial, político o cultural ha alcanzado, a nivel mundial, un profundo significado, a tal grado que no se puede hablar tan sólo intercambio de bienes sino de programas e integración, es por ello que en la actualidad para el logro del desarrollo integral de las naciones es indispensable el buen desempeño de las relaciones internacionales en el desarrollo, político, comercial, cultural y financiero.

No existe nación que pueda considerarse autosuficiente y que no necesite del concurso y apoyo de los demás países, motivado a la distribución irregular de los recursos económicos y la diferencia de precios, aun las naciones más desarrolladas necesitan recursos de los cuales carecen y que por medio de las negociaciones y acuerdos mundiales suplen sus necesidades en otras zonas.

Los datos demuestran que existe una relación estadística indudable entre un comercio más libre y el crecimiento económico. La teoría económica señala convincentes razones para esa relación. Todos los países, incluidos los más pobres, tienen activos -humanos, industriales, naturales y financieros- que pueden emplear para producir bienes y servicios para sus mercados internos o para competir en el exterior. La economía nos enseña que podemos beneficiarnos cuando esas mercancías y servicios se comercializan. Dicho simplemente, el principio de la "ventaja comparativa" significa que los países prosperan, en primer lugar, aprovechando sus activos para concentrarse en lo que pueden producir mejor, y después intercambiando estos productos por los productos que otros países producen mejor.

Cada país se especializará en aquellos productos que pueda producir ventajosamente con respecto a los demás países.

La explicación de Adam Smith, para dicho fenómeno, consiste en que los países se especializaran en producir aquellos bienes sobre los que tengan una ventaja absoluta, es decir, que sean capaces de producir el mismo número de bienes aplicando menor cantidad de trabajo.

Mientras que su discípulo David Ricardo, demostró que es suficiente que tengan ventaja comparativa, es decir, que sean capaces de producirlo a un menor precio.

En otras palabras, no solo en el caso de que aparezca ventaja absoluta existirá especialización y comercio internacional entre dos países. Podrá ocurrir que uno de ellos no posea ventaja absoluta en la producción de ningún bien, es decir, que necesite mas de todos los factores par producir todos y cada uno de los bienes. A pesar de ello, sucederá que la cantidad necesaria de factores para producir una unidad de algún bien, en proporción a la necesaria para producir una unidad de algún otro, será menor que la correspondiente al país que posee ventaja absoluta.

Las ventajas absolutas y comparativas son las principales razones de los beneficios del comercio internacional, pero no son las únicas. Algunas veces un producto requiere una inversión tan grande en maquinaria y en el desarrollo de una fuerza de trabajo calificada que, para que pueda venderse a un precio suficientemente bajo y sea competitivo, sólo se hace en grandes cantidades, debido a lo que los economistas llaman “economías de escala”.

Las exportaciones permiten a algunos países obtener economías de escala, las cuales no serían posibles sólo con las ventas nacionales. Algunas empresas hacen la mayoría de sus ventas fuera de sus países. El comercio internacional crea mayor eficiencia al permitir más economías de escala, así como beneficiarse de las ventajas absolutas o comparativas de cada país. Con el transcurso del tiempo, aún las ventajas comparativas cambian y causan que los centros de producción se desplacen de un país a otro. Adicionalmente es importante para el valor de la vida en la actualidad; imaginar que nuestras opciones se limitaran a lo que puede producir a nivel local. Sin los productos y servicios disponibles de otros países, estaríamos viviendo en un mundo limitado a lo que se nos da; esto es en contra del principio de crecimiento de la humanidad.

En todos los casos, los resultados positivos o negativos monetarios provenientes del comercio internacional que realiza un país, se refleja en la BALANZA COMERCIAL, en la cual se registran contablemente el producto de las exportaciones menos las importaciones. Esta balanza comercial a su vez es parte conformante de una gran balanza, la cual esta estructurada de siguiente manera:

En principio la balanza de pagos se define como “el instrumento contable en el que se registran las transacciones comerciales y financieras que realiza un país con el resto del mundo durante un en que recibe y que otorga el país al resto del mundo.

Por otra parte tenemos que estas transacciones puede ser, o reales que son las referidas al comercio de bienes y servicios y se registran en la llamada cuenta corriente, o financieras que son las relacionadas con los flujos de capital y se registran en la llamada cuenta capital.

Una crisis de balanza de pagos genera falta de confianza en ese país y al mismo tiempo temores sobre devaluaciones, expectativas de mayor inflación, etc., factores que atentan contra el bienestar de la población.

Para corregir los desequilibrios de la balanza de pagos los gobiernos tratarán, de fomentar las exportaciones. Pero para ello, en algunos casos, se sentirán tentados a utilizar medidas perjudiciales para el resto de los países, por lo que pueden provocar reacciones indeseables. Además, siempre está la tentación de establecer barreras a las importaciones.

La política comercial de los países influye sobre el comercio internacional mediante aranceles, contingentes o cuotas a la importación, barreras no arancelarias (como las alimentarias, fitosanitarias o zoosanitarias); y las subvenciones a la exportación.

Los acuerdos internacionales para derribar estas barreras no servirán de nada si no hay una voluntad liberalizadora clara y firme. Mejorar la posición internacional y la relación real de intercambio de un país: conseguir producir con mayor eficacia más calidad, a menor coste. Y para ello lo que hay que hacer es mejorar la organización productiva, la formación de los trabajadores y la tecnología.

En los últimos años uno de los temas más polemizados en materia de economía internacional a sido el de La globalización (proceso de integración de los mercados a escala mundial), la creciente integración de economías y sociedades alrededor del mundo. El capitalismo ha sido siempre un sistema económico con vocación mundial; el comercio internacional y la internacionalización de las inversiones han sido dos de sus elementos esenciales, no obstante, el peso de los aspectos internacionales de la economía se ha acentuado.

Dos de los aspectos fundamentales de la globalización de la economía han sido el aumento explosivo de los movimientos financieros y monetarios y la internacionalización de las inversiones directas con el consecuente incremento de los negocios internacionales.

El rápido crecimiento y la reducción de la pobreza en China, India y otros países que eran pobres hacen 20 años, derrumbo muchas barreras y tiene el potencial de ampliar la libertad, la democracia, la innovación y los intercambios socioculturales, al tiempo que ofrece notables oportunidades de dialogo, han sido aspectos positivo de la globalización. Pero también ha generado una significativa oposición internacional por la preocupación de que ha aumentado la inequidad, la degradación medioambiental, la escases de recursos energéticos; la creciente interdependencia de las economías y los mercados financieros, etc.

Ese proceso ha tomado mayor fuerza a partir del fin de la guerra fría, hecho que permitió que el poder y las relaciones económicas estén dominadas por los Estados Unidos, pero esta hegemonía se enfrenta hoy a bloques como la Unión Europea, y otros bloques en Asia, América Latina y África.

Los agentes económicos y sociales son los protagonistas de la globalización, pero no controlan su evolución y descubren con frecuencia tarde cómo les afecta. Los agentes políticos, por otro lado, parecen a menudo desbordados por los acontecimientos sin saber qué papel jugar, existe un desequilibrio creciente entre la escala de los retos globales y las formas tradicionales de búsqueda de soluciones idóneas, pese a que el mundo está interconectado aún existen diferencias entre países que dificultan el comercio, en consecuencia, paralelamente se han creado nuevos instrumentos de regulación de las relaciones económicas internacionales; instrumentos tanto multilaterales (creación de la Organización Mundial de Comercio y entrada en vigor de sus nuevos acuerdos sobre servicios y sobre propiedad intelectual; negociaciones de un acuerdo multilateral de inversiones extranjeras) como bilaterales (NAFTA, Mercosur, acuerdos bilaterales de la Comunidad Europea y de sus Estados miembros con países terceros), etc. Pero no es la globalización per se que genera esa sensación de ansiedad sino la falta de medios para abordar sus efectos como es debido.

Es por ello que la globalización se concibe como un conjunto de procesos que constituyen una transformación espacial de las relaciones sociales y de las transacciones expresadas en los flujos transcontinentales o interregionales, caracterizada por cuatro paradigmas de cambios:

  • La propagación de actividades más allá de las fronteras, regiones y continentes.
  • La intensificación de la interconexión y flujos de comercio, inversiones, finanzas, migraciones, cultura, ciencia, tecnología e innovaciones, entre otras.
  • La aceleración de las interacciones y procesos tales como el desarrollo de sistemas globales de transporte y comunicaciones que incrementan la velocidad de difusión de ideas, bienes, servicios, información, capitales y personas.
  • Crecimiento tanto extensivo como intensivo de acciones recíprocas globales que pueden ser asociadas con el profundo impacto de eventos que pueden ser altamente significativos en otros sitios distantes, y los desarrollos locales específicos que pueden tener importantes consecuencias globales.
Si observamos el fenómeno de globalización como un todo, el mismo tiene aspectos positivos y negativos lo cual ha sido un amplio tema de discusión durante las ultimas décadas.

Para Michel Kostecki, titular de la cátedra de Marketing de la Universidad de Neuchâte, quien también fue consejero de negociaciones del GATT durante la Ronda Uruguay, profesor de economía en HEC, Montreal (1975-1982) e investigador asociado en Harvard Business School, Consultor de gobiernos y organizaciones internacionales como el Banco Mundial, la OMC, la UNCTAD, la OCDE, el CCI, así como de empresas internacionales. M. Kostecki está especializado en negocios internacionales y mercadeo, así como la comercialización de servicios, y a su manera de ver, el aspecto positivo de la globalización, es que la tendencia impulsa la productividad y los estándares de vida en la mayoría de los países, lo cual permitió que durante los últimos 50 años, naciones consideradas las mas pobres del mundo se elevaran, hasta el lugar que ocupan hoy en día, como nuevas potencias como son China, la India o Sudáfrica. Mientras que los que se oponen a la globalización, son más pesimistas, y señalan el sufrimiento humano que hay detrás de las políticas estructurales de ajuste, el crecimiento de las megas ciudades, la contaminación, y la menor responsabilidad de los negocios globales de cara a los gobiernos nacionales.

Las empresas de los países en desarrollo y la globalización.

La globalización es un asunto igual de importante para los países en desarrollo como para los países avanzados, y las empresas comerciales tienen que enfrentar el reto que ello representa. Para muchos de los países más pobres y menos desarrollados, el problema no radica en que este fenómeno los haga más pobres, sino en la amenaza de ser excluidos de ella, dado que al igual que genera oportunidades, también produce riesgos.

Una industria puede considerarse global si la posición competitiva de la empresa en un país se ve considerablemente afectada por su posición en otros países, es por ello que una industria global es una serie de industrias locales vinculadas en donde los rivales compiten entre si a nivel mundial (Porter 1986; Yip 1992; Dicken 1998).

La apertura comercial, (aumento de flujos comerciales y en las inversiones extranjeras directas, etc), es algo muy beneficioso para el bienestar mundial, impactando positivamente el crecimiento económico de las naciones.

La tendencia contemporánea abarca a los países desarrollados y a los países en desarrollo por igual, y la reducción de costos de comunicación y la liberación son sus elementos motrices. Si esta tendencia persiste, existirán dos implicaciones fundamentales para las empresas:

Interdependencia de la posición competitiva de una empresa en la industria de un país, con los desarrollos económicos en otro país.

A medida que la perspectiva de una empresa sea mas global, mayor será la ventaja que la misma podrá obtener de los beneficios del apalancamiento de la destreza manufacturera, de las habilidades gerenciales especificas, de la tecnología, de las marcas comerciales o del capital entre países.

A medida que se abren mercados y la tecnología reduce el costo económico de la distancia, las empresas compiten mas para explotar el potencial de la localización y el comercio internacional para reducir costos y mejorar la calidad. El surgimiento de compañías de las economías en desarrollo en transición como jugadores del mercado global es un cambio importante en el ambiente de comercio que le ha permitido comenzar a nivelarse con las industrias mas avanzadas.

La creciente tendencia de espíritu empresarial de cordialidad en los negocios y de enfoque en las exportaciones esta llevando a muchas PYME hacia el mercado mundial. Sin embargo sus gerentes perciben las amenazas e identifican nuevas oportunidades, siendo conscientes de que los conocimientos sobre el mercadeo internacional y el sistema de comercio son aspectos esenciales para el éxito de sus empresas.

Muchas compañías de las economías en desarrollo y en transición, en estos momentos se están convirtiendo en protagonistas de los negocios internacionales, y en los siguientes decenios se irán uniendo al grupo de las 500 corporaciones mas grandes del mundo.

Para el catedrático de Harvard Business School Pankaj Ghemawat, experto internacional en estrategia empresarial, quien en 1991 se convirtió en el profesor titular más joven de la prestigiosa escuela de negocios, considera que a pesar de que el mundo esta interconectado aun existen diferencias entre países que dificultan el comercio, es por ello que las empresas que quieran incursionar en nuevos mercados deben de tener en cuenta que no todo el mundo esta cortado por el mismo patrón. “Es un error pensar que lo que funciona en casa va a funcionar afuera”, aun existen barreras culturales, administrativas o políticas entre los países. Es por ello que su tesis apuesta a la “Semiglobalizacion”.

La receta recomendada por Pankaj Ghemawat en la conferencia “Estrategias de las regiones ante la globalización”, dictada en el mes de mayo del 2009 en el auditorio de de la Fundación Caixa Galicia-España, para las pequeñas y medianas empresas que “quieran dar el salto a nuevos mercados” consiste en una planificación empresarial adecuada, capacidad de adaptarse a nuevos mercados; evitar creer que lo que funciona en el mercado domestico deberá funcionar en mercados foráneos; contar con un líder de la empresa; y en especial desarrollar una estrategia enfocada regionalmente. "Lo local importa, pero no podemos centrarnos únicamente en el mercado local".

Durante su discurso construyó con ejemplos muy gráficos, como el del emporio textil fundado por Amancio Ortega, Inditex, y en especial Zara. Según el, el gran éxito de grupo textil gallego, había sido, el realizar una estrategia viable, con un modelo de negocio de rápida respuesta ante la demanda de sus clientes, aunque también tenía una tradición detrás. "Inditex ya tenía un punto de arranque. Es importante tener la tradición de una base local y en Galicia existe una tradición textil que se remonta hasta el renacimiento", este es ejemplo muy claro de tener una ventaja competitiva, indico que mientras que sus competidores dicen “ojala que lo que produzcan nuestros diseñadores sea mejor que el resto”. Inditex, “tiene la capacidad de reaccionar, no solo de adivinar, y eso en un sector como el textil es básico”

Ghemawat, sostiene su visión semiglobal del mundo: "Aunque el mundo está interconectado, no todas las cosas están interconectadas". Existen barreras transfronterizas y alertó a las empresas que no pasen por alto las diferencias culturales y de mercado. Enfatizó que “no todo está cortado bajo el mismo patrón”.

En una conferencia dicada en Valencia-España en febrero del 2008, Ghemawat explico que no se puede hablar de un "mundo plano" si "la inversión extranjera directa sólo es el 10%" o el comercio exterior sólo se corresponde a un 26% del PIB mundial. Para el ponente, al hablar de globalización se deberían producir porcentajes de entre el 85 y el 100%. "Si empezamos con una concepción equivocada de la globalización, partiremos de un error en nuestra planificación empresarial".

Ghemawat expuso que la globalización no había llegado aún (pronosticó que será una realidad en 2050) por cómo se desarrollaba el comercio. A su vez manifestó que entre metrópolis y antiguas colonias el comercio se triplica en comparación con lo que hacen dos países que no han tenido este tipo de relación. Este dato se produce porque las naciones con una regulación más parecida tienen más posibilidades para establecer relaciones comerciales. Al igual que los países que, las compraventas entre países que comparten divisa propician que se duplique el comercio entre ellos, mientras que compartir el mismo idioma sólo aumenta las relaciones económicas en un 48% (cuatro veces menos que usar la misma moneda).

Para el autor de Redefining Global Strategy las empresas deben:

  • Identificar las decisiones que son realmente estratégicas, que implican compromiso, preferentemente con antelación.
  • Analizar las posiciones competitivas a corto y largo plazo que implica una opción estratégica en particular.
  • Evaluar la sostenibilidad de posiciones competitivas superiores.
  • Hacer frente a la flexibilidad conseguida gracias a una opción en particular cuando se afrontan incertidumbres futuras.
Hasta ahora, sin embargo, pocas empresas han reconocido el pleno alcance de las mejoras de desempeño que posibilita la globalización, y menos aún han desarrollado estrategias sólidas para captar esas oportunidades. Por ejemplo, de acuerdo a una investigación del McKinsey Global Institute (MGI), el estudio sugiere que las empresas al racionalizar globalmente sus procesos de producción y cadenas de suministro, en vez de hacerlo en el ámbito regional o nacional, las mismas pueden bajar sus costos en hasta 70% : 50% con offshoring (subcontratación de procesos de negocios de un país a otro, usualmente en busca de costos más bajos o mano de obra. Incluye procesos como producción, manufactura, servicios, e incluso innovación o investigación y desarrollo); 5% con entrenamiento y rediseño de tareas de negocios, y 15% con mejoras de procesos. Pero los ahorros no tienen que terminar aquí.

Las reducciones de costos posibilitan bajar los precios y expandirse a mercados nuevos, atrayendo a nuevas clases de clientes.

La directora de MGI, Diana Farrell (2004) al respecto sugiere a las empresas que deben de evalúar en qué parte del espectro de la globalización se encuentran, ya que no todos los sectores encaran los mismos desafíos y oportunidades al mismo tiempo. Y prestar atención a las barreras de producción, regulatorias y organizacionales que enfrenta la globalización. Si cualquiera de éstas puede cambiar, evalúe las oportunidades de ahorro de costos (y de generación de ingresos) que surgirán para su empresa a raíz de esos cambios.

Las fallas más comunes de los gerentes con respecto a la reglamentación de los mercados de exportación de acuerdo a los resultados arrogados de entrevistas realizadas por Michel Kostecki a 36 gerentes en las economías en desarrollo y en transición (1995-1998) son:

  • No efectuar una búsqueda de información sobre reglamentación en los mercados de exportación.
  • Asumir que un producto local o una estrategia de mercadeo es compatible con las reglamentaciones extranjeras.
  • No modificar los productos para ajustarse a los requerimientos extranjeros; por ejemplo mediante la modificación del concepto de un producto con el propósito de incluirlo en una línea de productos con aranceles mas bajos.
  • No verificar que el embalaje o el etiquetado de los productos cumplan con las normas legales de un mercado de exportación.
  • No tomar las suficientes precauciones en relación a las marcas comerciales y otros derechos de propiedad intelectual de los mercados extranjeros.
  • Deficiencias en el manejo de la documentación de envío.
  • No responder de manera rápida y efectiva a los reclamos y procedimientos legales extranjeros (por ejemplo, procedimientos antidumping o quejas sobre violación de los derechos de propiedad intelectual)
  • No asegurarse de que las actividades de promoción y comunicación sean compatibles con la legislación del país importador (por ejemplo las normas de los países Islámicos en cuanto a las imágenes publicitarias o los patrones de consumo).
No aprovechar plenamente las oportunidades que resultan de las modificaciones en la legislación, y no responder a nuevas amenazas reglamentarias tales como nuevas medidas fitosanitarias en un mercado de exportación.

  • No influenciar las iniciativas legislativas en un mercado de exportación, para que favorezcan los intereses del exportador.
  • Tomar riesgos legales indebidos participando en actividades consideradas ilegales en los mercados de exportación (por ejemplo, violación de leyes fiscales o de las condiciones de empleo).
  • Deficiencias en la comunicación y en las estrategias de negociación con las autoridades extranjeras en asuntos conflictivos.

La gerencia de toda empresa en cualquier parte del mundo en donde este actuando, no puede ignorar lo que la globalización representa en todas las actividades económicas y comerciales. Los acontecimientos económicos que se han presentado durante las últimas dos décadas, han tenido un profundo impacto en las pequeñas y medianas empresas (PYMES), obligándolas a competir en un mundo que se ha globalizado.

Hoy más que nunca todas las PYMES, cualquiera que sea su tamaño y sector de actividad, deben competir en un entorno global, disponer necesariamente de la tecnología de la información más moderna y saber aplicarla en forma eficaz y rentable. Este hecho trascendental ha dado como resultado, que las mismas tienen y han tenido que transformar sus estructuras, sistemas, estrategias y prácticas gerenciales en general, no tienen otra opción que cambiar de inmediato si quieren continuar en el mercado.